Libia y “El desierto de los tártaros”

Los rebeldes libios viven con euforia estas horas en las que están ganando territorio a las fuerzas leales a Gadafi. Ahora bien, en este espejismo de esperanza por la victoria los libios anti-Gadafi no ven más allá. Están embriagados por la euforia como lo estaba el joven militar Giovanni Drogo cuando lo destinaron a la fortaleza Bastiani.

Drogo, protagonista de El desierto de los tártaros, se ilusionó con una idea que él mismo creó de lo que sería su labor en la fortaleza. Una idea que se desvaneció al llegar allí y que lo consumió durante décadas, conformándose a esperar que el destino le pusiera en bandeja la oportunidad de convertirse en héroe. Y, finalmente, para cuando se le apareció la ocasión bélica estaba tan enfermo que tuvo que ser relegado de su puesto.

En Túnez o Egipto ha habido miles de Giovanni Drogo que no han esperado la llamada del destino para actuar. Con el valor del que carecía el protagonista de la novela de Dino Buzzati, ellos han provocado la ocasión y han conseguido cambiar la historia. El pueblo libio, como el egipcio o el tunecino, también quiere formar parte de la historia que cambie su país. Quieren que caiga Gadafi.

Pero, ¿qué pasará después? Una vez la OTAN, como actor líder de la operación, consiga derrocar el régimen, ¿habrá un futuro mejor para los libios o tendrán que seguir condenados al inmovilismo en la fortaleza, resignados ante aquello que pudo ser-democracia- y no fue?

Poco a poco descubriremos cómo se escribirá el final de esta historia… Confiemos, por el bien individual-en Libia- y global-en los cinco continentes-, que no se escriba como la de Giovanni Drogo que esperó “paciente su hora” y ésta “nunca” llegó. Demostraríamos entonces, entre otros avances, que hemos aprendido de los errores del pasado-Srebrenica o Afganistán, por citar algunas de las intervenciones avaladas por la comunidad internacional- y hemos sabido interpretar el mensaje que Dino Buzzati quiso transmitir en su célebre novela -por cierto, escrita y publicada en 1940, en la Italia fascista de Mussolini mientras comenzaba la Segunda Guerra Mundial-. Para aquellos que no le conocieran, así era, grosso modo, este periodista, escritor y pintor italiano que nos legó El desierto de los tártaros.

Anuncios

Acerca de rosarodriguezh

Periodista
Esta entrada fue publicada en Oriente Medio y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s